Inauguración del Centro de Interpretación del Alfar Romano Los Tejares
Patrimonio Cultural

Inaugurado el Centro de Interpretación del Alfar Romano de Los Tejares

  • Un espacio de 15.000 m² alberga la factoría de cerámica romana más grande y mejor conservada de la península Ibérica, con siete hornos perfectamente conservados

Anoche abrió las puertas por primera vez, y de manera oficial, el Centro de Interpretación del Alfar Romano de Los Tejares en Lucena para integrarse en el mapa de recursos arqueológicos de la ciudad y que, desde hoy, los lucentinos podrán disfrutar de una manera didáctica y accesible.

Un espacio de casi 15.000 m² alberga la factoría de cerámica romana más grande y mejor conservada de la península Ibérica, con siete hornos de planta rectangular, cuadrada, circular y oval perfectamente conservados, y que solo es una de las 20 factorías documentadas que se instalaron en lo que hoy es el término municipal de Lucena durante la presencia de la civilización romana en la península, entre el siglo II a.C. y el II d.C. Su estudio ha permitido explicar y conocer hábitos y costumbres con un valor histórico sustentado en la conservación de la cantera de barro o de la materia prima para la producción de la cerámica, y su línea de conexión siempre latente con la alfarería lucentina.

En un acto sencillo en el que se reunieron autoridades, representantes de la Corporación municipal y miembros de las anteriores, quienes ostentaron la responsabilidad de preservar el patrimonio local, tomó la palabra la concejala de Patrimonio Histórico Artístico, Mamen Beato, para dar la bienvenida a todos los asistentes y que, en primer lugar, expresó su agradecimiento a todas las personas que han hecho posible este día, desde los donantes de piezas hasta el personal técnico, y de manera significativa al arqueólogo municipal, Daniel Botella.

“Como concejala delegada de Patrimonio Histórico Artístico he recibido la herencia de un mudo e intermitente trabajo ya iniciado en el año 1997, cuando para realizar nuestra estación depuradora apareció la factoría romana que ahora pisamos”, ha señalado Beato, que recordó el trabajo del vallado y la cubierta con Rosa Muñoz Cañete, la restauración de los hornos con Antonio María Cabrera (2001), los trabajos de la Escuela Taller con María José Lara (2004) y el apoyo incondicional de Manolo Lara Cantizani y José Cantizani para la recuperación definitiva del complejo alfarero con los Fondos Europeos EDUSI.

Finalmente, matizaba la concejala, “yo me he encargado de dar cumplida la ejecución de algo más de los 345.000€ de los fondos europeos, gestionados desde la delegación de EDUSI del Ayuntamiento de Lucena”, a los que se le suman créditos de otras intervenciones de restauración y accesibilidad cofinanciadas por Diputación Provincial (100.000€) y las aportaciones municipales, para un proyecto que culminado ha supuesto una inversión de 650.000 euros para el patrimonio turístico local.

En su intervención, el alcalde de Lucena, Juan Pérez, a colación de lo que venía explicando la concejala ha señalado que “este es el resultado de la colaboración y alianza entre administraciones, a través de convocatorias públicas y la implicación municipal que ha permitido abordar las distintas fases que se han ido sucediendo para obtener este maravillo resultado final que hoy es del pueblo de Lucena”.

Como complemento al acto que se celebró anoche, el Ayuntamiento de Lucena ha programado unas jornadas de puertas abiertas durante los próximos días, es decir, el 1, 2 y 3 de julio, con diferentes turnos de mañana y tarde. Los interesados pueden consultar los grupos disponibles a través del correo electrónico museo@aytolucena.es o llamando al 957 50 99 90.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Patrimonio Cultural

Los alfares romanos de Los Tejares abrirán al público el 30 de junio

  • El Ayuntamiento de Lucena ultima la adecuación del recinto con la valoración de la accesibilidad del nuevo edificio turístico

Ya tenemos fecha para la apertura pública del alfar romano Los Tejares como nuevo recurso turístico de Lucena. Será el próximo 30 de junio, culminando así las intervenciones que en los dos últimos años el Ayuntamiento de Lucena ha ido desarrollando en el yacimiento arqueológico para su adaptación a las visitas turísticas.

Las concejalas de Patrimonio-Histórico y Turismo, Mamen Beato y Teresa Alonso han hecho este anuncio durante la visita realizada este martes al enclave arqueológico por representantes de los colectivos de AMFE y ONCE para validar las obras de accesibilidad y adecuación del edificio, así como el diseño de los paneles informativos con textos adaptados para personas con discapacidad visual.

“Este acto de inauguración queremos que sea un momento especial, por el mucho tiempo que llevamos esperando para ver hecha realidad esta iniciativa”, ha comentado Beato, quien ha avanzado que la jornada de apertura incluirá una cata de vinos romanos y la audición de música en directo “además de otras sorpresas”. Las invitaciones para asistir a la apertura podrán recogerse en la sede de la Concejalía de Patrimonio Histórico-Artístico, en el Palacio de los Condes de Santa, en los próximos días.

Igualmente, el Consistorio lucentino trabaja en el diseño posterior de diversas jornadas de puertas abiertas, con fechas aún por concretar, para ampliar las posibilidades a la población local de conocer este excepcional yacimiento arqueológico convertido ahora en recurso turístico.

El alfar romano de Los Tejares, localizado sobre una parcela de 14.775 metros cuadrados de propiedad municipal, es una de las 22 factorías documentadas que se instalaron en el actual término municipal de Lucena durante la presencia de la civilización romana en la Península desde el siglo II a.C y especialmente durante los siglos I y II d.C.

Excavado en 1996 tras su hallazgo durante las obras de la estación depuradora de Lucena junto a la vía de servicio de la A-318 en dirección Puente Genil, este yacimiento arqueológico es uno de los mejores hornos romanos excavados y conservados en toda Hispania. Su estudio ha permitido explicar la forma de vida de este tipo de factorías, estratégicas en el mundo romano, no solo para la conservación de productos alimenticios (ánforas, dolia o vajilla de mesa y cocina), sino también para el sector constructivo y comercial.

Con la apertura a las visitas turísticas, el Ayuntamiento de Lucena cumple una aspiración. Entre las actuaciones implementadas en los últimos años, la de mayor calado se ha llevado a cabo con cargo a los fondos Edusi, financiados en un 80% por la Unión Europea a través de los fondos FEDER, valorada en 348.000 euros. Esta intervención ha consistido en habilitar una galería lateral que sirva de recorrido para visualizar el conjunto de alfares de origen romano, así como en levantar, en un nuevo edificio de una sola planta, el centro de atención de visitantes que alberga un par de salas expositivas y la zona de aseos. También se ha incluido la instalación de placas solares para dotar de iluminación al propio recinto y la construcción de un pequeño punto de control en el acceso principal.

De forma paralela, el Ayuntamiento lucentino obtuvo fondos de la Diputación de Córdoba, para ejecutar un proyecto de consolidación y restauración de los siete hornos romanos gracias a una inversión de 54.237 euros, con un 40% de aportación municipal. Igualmente, patrimonio Histórico-Artístico ha contratado un servicio de restauración, recreaciones y montaje de espacio museográfico y realización de videos 3D e infografías (por 13.500 euros), así como los trabajos últimos de construcción de un carril de acceso desde la entrada al edificio de los alfares (por 33.000 euros), financiadas estas últimas actuaciones también por la Diputación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Patrimonio Cultural, Sostenibilidad, Turismo

Las obras del Alfar Romano de los Tejares finalizarán en el mes de febrero

  • La actuación realizada en el yacimiento arqueológico lo convertirá en un importante recurso turístico y cultural

En compañía del arqueólogo municipal, Daniel Botella, Beato ha explicado que los trabajos han entrado ya en su última fase tanto en la galería lateral que sirve de recorrido para visualizar el conjunto de alfares de origen romano, así como en el nuevo edificio de una sola planta, el centro de atención de visitantes que albergará un par de salas expositivas y la zona de aseos.

En esta actuación, el Ayuntamiento lucentino invierte 348.000 euros, incluidos en el programa económico de los Fondos FEDER, dentro de la EDUSI Lucena Cohesionada, que financia la UE al 80%. También está prevista con la ejecución de este proyecto la instalación de placas solares para dotar de iluminación al propio recinto y la construcción de un pequeño punto de control en el acceso principal.

Simultáneamente al desarrollo de estos trabajos para la transformación del yacimiento en un recinto visitable, la Concejalía de Patrimonio-Histórico ultima la licitación del proyecto de consolidación y restauración de los siete hornos romanos gracias a una inversión que asciende a 54.237 euros concedida por la Diputación de Córdoba, con un 40% de aportación municipal.

En palabras de Mamen Beato, “esta intervención directa sobre los hornos supone un paso más en la protección de este importante recurso arqueológico y en su puesta a disposición de la oferta turística y patrimonial de Lucena”, de modo que “en cuanto se apruebe el presupuesto municipal para el año 2021, podremos poner en marcha la contratación de los trabajos por parte de una empresa especializada en la restauración de elementos arquitectónicos de este tipo”.

Los planes del Ayuntamiento pasan, precisamente, por concluir en el mes de febrero estas obras de acondicionamiento del yacimiento, para proceder, a continuación, a desarrollar este proyecto de intervención, sustentado en la limpieza y eliminación de tierras por acumulación en la caja de los hornos, intervenciones de restauración y consolidación de los siete hornos, paredes, perfiles y estructuras complementarias y renovación de red de drenaje de la cota más baja del complejo.

El alfar romano de Los Tejares, localizado sobre una parcela de 14.775 metros cuadrados de propiedad municipal, es una de las 22 factorías documentadas que se instalaron en el actual término municipal de Lucena durante la presencia de la civilización romana en la Península desde el siglo II a.C y especialmente durante los siglos I y II d.C.

Excavado en 1996 tras su hallazgo durante las obras de la estación depuradora de Lucena junto a la vía de servicio de la A-318 en dirección Puente Genil, este yacimiento arqueológico es uno de los mejores hornos romanos excavados y conservados en toda Hispania. Su estudio ha permitido explicar la forma de vida de este tipo de factorías, estratégicas en el mundo romano, no solo para la conservación de productos alimenticios (ánforas, dolia o vajilla de mesa y cocina), sino también para el sector constructivo y comercial.